Pakal fue gobernante de la ciudad maya de B’aakal, situada en el actual territorio de la zona arqueológica de Palenque, en el norte de Chiapas, México, desde el año 615 de nuestra era, hasta el 683. 

K’inich Janaab’ Pakal o Pakal “El Grande”

En junio de 1952, un trabajo arqueológico dio con el hallazgo de su tumba, por entonces catalogada como la más importante jamás descubierta. Puntualmente, los restos del gobernante descansaban en un recinto majestuoso y su rostro estaba cubierto por una máscara de jade.

Su lápida estaba inscripta con una serie de imágenes enigmáticas, que dejaron a los arqueólogos absolutamente desconcertados. Con el tiempo, expertos en ufología comenzaron a afirmar que estas imágenes eran evidencia de los conocimientos tecnológicos que manejaron los mayas y su interacción con seres extraterrestres.

Lápida de Pakal, Templo de las Incripciones, Palenque, Chiapas

Algunas ilustraciones muestran a Pakal piloteando una presunta nave espacial y pueden verse sus manos manipulando alguna especie de tablero de control, con palancas y pulsadores. Tanto es así, que los expertos bautizaron a este personaje como el ‘astronauta palenque’.

Examinando la ilustración desde cerca, puede observarse alguna especie de dispositivo en la nariz, lo que podría aludir a un aparato de asistencia respiratoria en el espacio; y sus pies descansan sobre lo que parecen ser un par de pedales; mientras el vehículo que comanda desprende llamas o restos de algún combustible.

Desde la arqueología, los expertos han explicado que las imágenes obedecen a los elementos de la cosmogonía maya y reflejan las creencias de aquello que ocurre a los humanos después de haber cruzado el umbral de la vida. Sobre su superficie, diferentes arqueólogos han creído ver representaciones del Monstruo de la Tierra, un árbol sagrado Maya y hasta los cabellos estilizados del dios de la lluvia.

EL NIVEL DE LOS CIELOS O MUNDO DE ARRIBA

Es la parte superior de la lápida y se aprecia una criatura mitad serpiente y mitad pájaro sobre una cruz central. Esto representa el intermedio entre los cielos y la Tierra. Debajo de ella existen dos representaciones del Dios del Sol.

EL MUNDO DE LOS VIVOS

En la parte central hay un árbol sagrado con una serpiente de dos cabezas, de cuyas bocas salen el Dios Llamarada y el Dios Bufón. El Rey Pacal aparece sentado en su descenso hacia el inframundo.

EL INFRAMUNDO O MUNDO DE LOS MUERTOS

Sobre lo que se sienta el Rey Pacal es nada más y nada menos que el Monstruo de la Tierra, con su sombrero presidido por cuatro pétalos. La nariz del monstruo es la de un mono araña, que junto al signo KIN de su cabeza componen una clara referencia al Dios del Sol. Todo ello encaja en las fauces de dos serpientes descarnadas que sostienen la figura del Rey Pacal y la del Monstruo de la Tierra en su descenso al Mundo de los Muertos.

Fuente: Arqueología Mexicana


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s